La Compañía de Piano Baumeister: La primera mujer estadounidense fabricante de pianos sufre a causa de los incendios y las demandas.

Charles Baumeister era un experimentado fabricante de pianos nacido en 1844 en Frankfurt, Alemania, que se había trasladado a los Estados Unidos alrededor de 1867 con su esposa Ida.

En 1884 se asocia con Augustus Baus (un empleado de la Behning Piano Company) para empezar a fabricar pianos bajo el nombre de Baus. Siendo muy inventivo, registró varias patentes para los diseños de sus pianos en 1885.

En 1886 el negocio fue totalmente destruido por el fuego y Charles casi escapó con su vida tratando de salvar a sus empleados. Fue hospitalizado por sus quemaduras.

El fuego destruyó la empresa y se vieron obligados a declararse en bancarrota en 1887. Baumeister encuentra empleo en la Compañía de Piano Claflin.

Nueve años más tarde, en 1896, Charles crea su propia empresa de fabricación de pianos y entrena a sus dos hijas, Hattie y Lillian.

En 1897, Charles presenta su “Orchestral Grand Model C”, un gran piano vertical que se convirtió en un buen vendedor para la compañía.

Para hacer crecer la compañía Charles contrata a un vendedor llamado Reinhard Kochman, cuyo trabajo era viajar por el país para aumentar las ventas. Esta era una práctica común y un método efectivo de publicidad durante este tiempo.

En 1898, Charles, ya semi-jubilado, vende la compañía a su hija Hattie y el nombre de la compañía cambia a H. Baumeister Co., Esto hace que sea la primera compañía de fabricación de pianos propiedad de una mujer.

En 1899 Hattie y Lillian deciden tomarse un mes de vacaciones. La compañía ya estaba bien establecida y habían trabajado varios años sin ningún tiempo libre. También aprovecharon la oportunidad para reforzar las ventas en Europa.

Para 1900, Kochmann presenta una disputa por incumplimiento de contrato contra Hattie, alegando que perdió la oportunidad de ganar comisiones por 300 ventas de pianos… Hattie alegó que Kochmann exigió un adelanto de 20 dólares en medio de su contrato, que ella rechazó, porque aún no había ventas. Kochmann dijo que esto le impidió cumplir su parte del contrato en su totalidad.

Hattie perdió el juicio pero ganó la apelación en 1902. En 1907 la compañía sufre de nuevo un incendio, dejando la mayoría de los pianos destruidos por el fuego, y el agua para apagarlo.
Pudo reconstruir la compañía y continuó fabricando pianos hasta 1919. Durante su jubilación, Charles fue a Los Angeles Ca. para asociarse con A. M. Salyer y fundar la Salyer-Baumeister piano Co.


Charles volvería más tarde a Nueva York, donde murió en 1925.